jueves, 7 de mayo de 2009

UN ENSAYO SOBRE EL FUTBOL


UN ENSAYO SOBRE EL FUTBOL

Este año es un año futbolístico...Copa Africana de Naciones, Los campeonatos locales, de ligas en varios paises , en todos los continentes, el Mundial de Futbol en Alemania... Los Medios no hacen que presentarnos y o hablarnos , de Ronaldinho, de Beckam, de Eto... de Drogba, este último, dicen llamado a ser uno de las grandes figuras en este certamen...Otros hablan de Sorin y buscan sus datos biográficos, sus fotos, el programa de sus equipos para el año, etc. A qué horas habrá tiempo para otras cosas?

Como muchos especímenes de la raza humana, yo también he sucumbido ante la magia y el encanto del fútbol...Yo pecador me confieso! Pero de entrada les digo, sinceramente antes me apasionaba más por él, hoy no tanto, Ya sabrán por qué!
Y Jugarlo y mirarlo! En cuanto a la práctica, comencé a una edad ya muy avanzada , (18 años) a jugarlo en serio...Más tarde descubriría la razón de ese retardo, anormal por cierto, ya que mis contemporáneos del colegio lo jugaban y bien...Lo que había pasado es que en la escuela había sufrido un fuerte impacto de balón sobre mi rostro...Y en consecuencia, estuve como 10 años “traumatizado” y con miedo a las pelotas de fútbol... Recuerdo que la primera vez que debuté en un campeonato de este deporte fue en 1987...Era un torneo municipal. Tuve suerte, logré ser inscrito y fui incluido en la nómina del “Botafogo”...Para mi sorpresa, yo fui el único entre los cinco compañeros de curso (de undécimo de bachillerato) a ser escogido para participar en un certamen en el que jugaban 8 equipos...Y lo irónico es que quizás yo era junto con Hector Ivan González quien menos sabía de este ”arte de patear la esférica”..Así, con mucha expectativa y cierta angustia , pagué la inscripción requerida, compré mi fulgurante uniforme (camiseta blanca con rayas verticales delgadas a color amarillo, verde y rojo y pantaloneta negra ) y una mañana sabatina de marzo, lo recuerdo como si fuera ayer, debuté sobre el llamado “Polideportivo” de Marquetalia, como uno de los once gladiadores del “Botafogo” (“Botafrijoles”, como lo llamaría peyorativamente más tarde y por envidia, por no ser convocado, uno de mis compañeros de colegio)...Eran como las 10 de la mañana, el primer partido era de fogueo, y nuestro entrenador y capitán Hernán Darío Gómez (excelente jugador) a quien llamaban “el negro”, quería probarnos a todos para conformar el equipo titular oficial...Pues antes de ese partido, no se por qué razón, no hubo tiempo para un entrenamiento y mirar mejor uno a uno las adquisiciones...
Cierto el caso es que fui escogido para debutar en el primer tiempo, éramos quince y los otros cuatro quedaron en la banca (como siempre , yo estaba convencido que el cuarteto de sentados, eran mejores jugadores que este servidor)...El partido comenzó y con el número 2 sobre mi espalda jugaría como defensor derecho (quizás “el negro” lo decidio así, ya que yo le había confesado que no tenía experiencia, y que no jugaba muy bien y quizás por ello me había designado esa posición para ponerme a prueba). Muy pocos balones me llegaban a los pies y los dos o tres que tuve oportunidad de tocar, pasar o defender salí mal librado. Además me fue encomendado de cubrir a la “estrella” o vedette (como dicen en francés) del equipo contrario, un goleador reconocido en el municipio a quien llamaban “buñuelo” (Ruben Dario Buitrago) , fue por eso que como al minuto 18, Gustavo Duque , a quien llamaban “Gorgona” compañero de equipo y en posición delantera , gritó después de mi tercera pérdida de balón (o “metida de pata” )de manera espontánea y con rabia “saquen eso!” , eso, o esa fue la frase mágica para que dos minutos después el capitan y entrenador “negro” Gomez , quien había apostado tanto por mí hasta ese instante, decidiera cambiarme por Jairo Jimenez , otro jugador defensa que estaba en la banca...La verdad yo salí frustrado, muy triste y sin ganas de volver a entrar...Pero no se qué paso!, lo cierto es que tuve el coraje y la valentía de seguir asistiendo al estadio aun cuando a veces me dejaran “chupando banca”. Recuerdo que durante aquel campeonato solo jugué dos partidos completos, todos los 90 minutos...Y saben cuándo? esos partidos fueron en lunes de puente , cuando justamente hasta cuatro de mis coequiperos se dejaban llevar por el trago y a causa del “guayabo” no venían al terreno y si se les notaba eran exonerados del equipo por el árbitro o el entrenador...entonces, pues “no habiendo más” como dice el dicho... ahí entraba yo, que hasta por cierto era muy juicioso y muy sobrio!
A pesar de que no jugué la final de ese campeonato , pues nosotros la disputamos junto con “La Herradura” (equipo patrocinado por la discoteca del mismo nombre) con el que perdimos por penaltis (el último tiro lo botó nuestro guardián Reynerio Gómez), y cuando nos impusieron a cada uno la medalla de subcampeones , yo me sentí muy orgulloso, porque tenía muy presente en mi memoria los 200 minutos durante los cuales había defendido las lineas coloridas y el honor de mi “Botafogo”...
Cierto es que con el paso del tiempo fui ganando confianza y aprendiendo a dominar un poco la esfera...Recuerdo que ese mismo año, quedé subcampeón con un equipo de “micro” a nivel colegial, en la Normal Nuestra Senora de la Candelaria; en esa ocasión haría el primer gol (en) de mi vida y experimentaría en consecuencia el “sabor inefable” , la sensacion inanerrable que da al Espiritu y al Cuerpo anotar una diana sobre esta tierra de dificultades y alegrías!
En aquellos días , después de finalizado el campeonato municipal de fútbol y el de Micro en el Colegio se realizó la Copa América , si no me equivoco, en Uruguay...La selección Colombia hizo una muy buena presentación con Higuita, Escobar, Alvarez, Barrabás Gómez, Valderrama entre otros, y recuerdo quedó en tercera posición después de haber perdido con Chile la oportunidad de disputar la final con el equipo anfitrión, que finalmente se coronó campeon de la edición de ese año...Además, ese mismo 1987, América de Cali disputó por la segunda o tercera vez consecutiva la Final de La Copa Libertadores de America frente a un equipo paraguayo: el Peñarol. Hubo la necesidad de tres partidos, porque los dos primeros de local y visitantes quedaron iguales. América no fue campeón por un gol anotado por el equipo guaraní en los últimos segundos del partido! Que triste e inolvidable recuerdo para todos nosotros los hinchas de los mal llamados “Diablos rojos”!
Si , porque hacía dos años , yo me había convertido sin pensarlo en hincha del equipo escarlata del Valle! Recuerdo, que no me perdía ninguno de sus partidos televisados de participación en la Copa Libertadores de América!. América era un equipo que compensaba a sus hinchas justo hasta la final ..., pues en la fase inicial y semifinal siempre convertía los goles necesarios para continuar con vida , excepto en las finales cuando siempre le faltaba un centavo pa el peso. Y es que el América tuvo una de las mejores nóminas durante esos fines de los 80’s! Qué hincha de los Diablos rojos no recuerda a Roberto Cabañas y sus mágicas chilenas? Cuál hincha de los escarlatas no recuerda el toque toque del espigado rubio argentino Ricardo Gareca con el experimentado uruguayo Juan Manuel Bataglia y sus espectaculares goles con pierna izquierda, derecha, cabeza y todo ? Cómo olvidar al arquero argentino Julio César Falcioni y sus increibles atajadas , inclusive de penaltis con dinamita? Por algo le llamaban “el gato”, si Señor! Y qué personalidad gigante tenia este hombre! Evoco por ejemplo lo que Sucedió una noche en Medellín, corría 1988 , era una de mis primeras asistencias al Estadio Atanasio Girardot para un partido del campeonato colombiano, América enfrenta al “poderoso” de la montaña , logró un empate como visitante gracias a las atajadas de su inmenso arquero Falcioni...Los hinchas furibundos le gritaban “la madre” y hasta sugerian en sus insultos dudar de su opcion u orientación sexual, y el hacía como si no escuchara...con las injurias le lanzaban simultáneamente tomates , naranjas partidas y medio peladas , que el guardavallas soberbio y sonriendo , recogía para englutirlas saciando su sed causada por el trajín del juego y demostrando no desconfiar de la intención extrema malvada de los hinchas seguidores del otro “rojo poderoso”. Y es que Falcioni sabía que todo se trataba de un simple juego.

Mi pasión por el “el mejor espectáculo del mundo” se despertó por allá en 1978, cuando tuvo lugar el Mundial en Argentina. Yo contaba apenas 9 años . Y quizás por la voluntad y aficción de los adultos que me rodeaban y que “manipulaban” los televisores de tubos, veía sobretodo jugar al equipo gaucho . En aquel evento me llamaron poderosamente la atención sobre todo el ariete de la selección albiceleste Mario Alberto Kempes y el arquero Hugo Matildo Fillol; Maradona aun no existía en el concierto mundial del fútbol ...Los goles de Kempes y las atajadas de Fillol, también quedarían por siempre en mi memoria!
Ahora, estoy plenamente convencido que sólo un mundial de fútbol he seguido en su totalidad, aquel de 1982, realizado en España. Tenía 13 años y le hacía frente a una edad relativamente tranquila, ajena a preocupaciones o graves traumas psicológicos. Qué año aquel, lejos de toda turbulencia adolescente y de preocupaciones adultas! Creo que eso me ayudó a seguir partido a partido y hasta casi llenar un album con las “monas” que se recortaban de los mismos periódicos ...

La vida de seminario (que habia comenzado en 1988) me ayudó a progresar en el fútbol y a aumentar cada día mi aficción por él . Después del América yo llegué a entusiasmarme con el equipo de la capital de mi departamento.... En 1991, comencé a interesarme en el Once Philips como se llamaba en ese entonces. Porque me dije a mí mismo, no era justo ignorar y olvidar de apoyar el equipo de mi región...Cada domingo comencé a escuchar la radio y a estar al tanto de lo que sucedía con el equipo blanco de Manizales. Y fue justo en esos años que el equipo caldense empezó un camino que lo llevaría a la cima en el 2003 cuando ganaría por segunda vez y después de casi cincuenta años el torneo colombiano y en el 2004 cuando consiguiera para Colombia la segunda Copa Libertadores de América, superando a los grandes Sao Paulo de Brasil y Boca Juniors de Argentina. Irónicamente no pude seguir los partidos más importantes de mi equipo albo por las lejanías y las limitaciones que tiene la misión, pero todo ese sacrificio se lo ofrecí al Señor, porque en esos momentos cumbres del deporte mundano laico yo tenia otras obligaciones más importantes a los ojos de mis hermanos africanos y a los ojos de Dios! (ja, ja, ja, calmate Jesucristo me diran algunos, pero es verdad, hablo en serio!)

Aunque es cierto, hoy por hoy aun me atrae mirar los partidos de la Seleccion Colombia (cuando los pasan por los canales franceses) y añoro muy seguido poder volver a ver mi ONCE CALDAS, mi equipo del alma dándole con clase y maestría al balón...la verdad es que el fútbol ya no me atrae tanto como otrora...En estos días se juega la Copa Africa de Naciones en Egipto y todos los “matchs” (partidos) los pasan por televisión...Y saben? Sólo he querido y tenido tiempo a la vez de ver un solo partido completo: Costa de Marfil y Camerún en semifinales, y por lo que vi en este juego y lo que esporádicamente vengo viendo desde que dejé Colombia en el 2003, el fútbol ya no es lo mismo de antes...Y esto es un “descubrimiento (me dirán algunos) del agua tibia”...Porque la verdad es que el fútbol ha perdido espectáculo, toque mágico de conjunto, genialidad y precisión en las jugadas de tiro al arco. Al contrario hoy se percibe mucho roce en el campo, gran cantidad de faltas , mucha presión, demasiada cubertura, poco fútbol! Ya son raros esos partidos en que la pelota es acariciada, bien repartida y que no sale tanto del terreno y que termina sin muchos vericuetos y “sufrimientos” en el fondo de la red.
Y eso sin hablar de los escandalosos y millonarios contratos que se hacen de jugadores que ya no juegan por el honor ni ponen sacrificio, puesto que lo tienen todo!
El fútbol es un negocio, muchos se han desencantado, pero otros muchos conmigo seguimos ahí, pegados, fieles, con ganas de renunciar a todo esta estafa, pero el fútbol es así, como la Coca Cola y como las mujeres, de quienes, entre más conocemos sus defectos, los riesgos que nos deparan, los peros y contraindicaciones, más nos enamoramos de ellas!
O será que me estoy volviendo viejo y con ello “aburrido”? No se, ustedes juzgarán si están de acuerdo o no conmigo! Pero de todos modos, si me ponen a escoger entre el fútbol y las mujeres, (ustedes saben que soy cura), claro que me quedo con las mujeres! Que viva la Virgen María, Las once mil Vírgenes y Veronique la ex spide girl, que también es virgg..! Perdón ...aficcionada al fútbol! No es esa la razón por la cual se casó con el ídolo de Inglaterra Beckam?
Hasta pronto!
Gusqui Teófilo

2 comentarios:

  1. Este ensayo es bastante largo, pero refleja lo que espero que ustedes sean capaces de diseñar, relacionando a los pueblos precolombinos.

    ResponderEliminar
  2. No te resulto la wea sapo conchetumare!

    ResponderEliminar